Connect with us
Domingo 25 de Julio de 2021
Dolar: $764,00
Valor UF: $29.751,88
Euro: $897,81

Diálogo Sur | Noticias & Opinión

Una enfermera calafatense investigó y desarrolló un método para curar lesiones en pacientes

Noticias

Una enfermera calafatense investigó y desarrolló un método para curar lesiones en pacientes

Una enfermera calafatense investigó y desarrolló un método para curar lesiones en pacientes

Río GAllegos. 14 julio 2021. La pérdida de un paciente que había tenido una internación por una cardiopatía y su desazón al advertir las lesiones en personas que mantienen una internación prolongada por COVID-19, llevó a la enfermera de El Calafate, Fernanda Segovia, a desarrollar un método para sanar las escaras en el cuerpo de los internados.

Ya venía trabajando hace tres años en esta investigación que le permita desarrollar un dispositivo que suplante a la cámara hiperbárica, siendo que en el hospital donde trabaja no cuentan con este dispositivo que se utiliza para personas con diabetes.

Muchos de los pacientes con COVID-19 mantienen una internación de varias semanas y hasta meses y, ante el impedimento de cambiarlos de posición, les genera estas lesiones en partes del cuerpo donde se genera presión y no ingresa la oxigenación suficiente, lo que motiva la infección y su posterior traslado al quirófano. Las lesiones post-COVID se dan en pómulos, nariz, orejas, pecho, estomago, rodillas, tobillo, sacro, talones y labios.

Fernanda tuvo siete pacientes que ingresaron al quirófano y algunos de ellos no sobrevivieron a las lesiones, situación que la tocaron muy de cerca y por la cual emprendió la investigación que la llevó a encontrar este método.

“Cada médico tiene una predisposición para algo y lo mío son las lesiones”, explicó, cuando se encontró que para diabéticos se trabaja con la cámara hiperbárica donde ingresa el paciente y se trabaja con oxígeno y presión atmosférica. “Como no contamos con esa cámara y sí contamos con el oxígeno, investigue sobre el tratamiento sobre las lesiones”, sostuvo y aprovechó la llegada de un paciente joven derivado de Buenos Aires para aplicar su método.

“Hablé con mis jefes y con la mamá para ver si me permitía trabajar con el paciente”, advirtió la enfermera calafatense, quien empezó con la vaselina, agregó azúcar y un producto que se utiliza en odontología que es el eugenol (el aceite de clavo de olor o aceite de nuez moscada que se utiliza para empastes). Trabajó con el paciente para regenerar tejidos y poder colocar el sistema de oxígeno.

“La recuperación fue asombrosa, fue muy rápida”, subrayó Fernanda, sobre la reducción en pocos meses de lesiones que tenían 25 centímetros de diámetro. “El oxígeno revasculariza, ayuda a regenerar tejido, evita el dolor”, explicó la profesional, quien indicó que se ubica por debajo de los apósitos y el paciente ejerce una presión con su cuerpo, lo que ayuda a mejorar la lesión, con un trabajo posterior con vaselina y cremas que humectan, nutren y revitalizan la piel.

Al mismo tiempo, remarca que se trata de un tratamiento que no genera grandes costos al paciente, frente al acceso a una cámara hiperbárica para quienes cuentan con obra social o prepaga.

“Cuando vieron los resultados con este primer paciente, los cirujanos me apoyaron y me dijeron desde un primer momento ´vos podés´”, expresó la enfermera, quien se imaginó un sistema “lo armé y se lo mostré a los médicos” y enfatiza: “Afortunadamente funciona muy bien y los pacientes han dado buenas respuestas al tratamiento”, quienes no han tenido ni infecciones ni lesiones hospitalarias.

Para la profesional evitar las infecciones y los ingresos de los pacientes al quirófano “es tocar el cielo con las manos” y es un trabajo que ya tiene repercusión en Formosa, Salta y hasta en Colombia.

“El trabajo de enfermería no solamente es curar sino también investigar, tenemos la obligación y el derecho de investigar”, concluyó.

Qué son las escaras

Las escaras o úlceras de presión son uno de los principales problemas en personas dependientes encamadas o en silla de ruedas pudiendo presentar diversas complicaciones.

Estas heridas, también conocidas como úlceras por presión, son habituales en personas encamadas o con movilidad reducida debido al contacto continuo de la piel contra una superficie, algo que se complica en las siguientes situaciones:

-Inactividad o mantener la misma postura durante mucho tiempo

-Roce continuo o deslizamiento con abrasión de la piel con tejidos o superficies

-Piel húmeda

-Falta de hidratación o mala nutrición

-Falta de higiene

-Infecciones

-Incontinencia

-Problemas o enfermedades de la piel como edemas o sequedad

Fuente TiempoSur con información de Señal Calafate

Continue Reading
Advertisement

 

 

Facebook

Lo + Visto

To Top