Connect with us
Miércoles 28 de Julio de 2021
Dolar: $760,21
Valor UF: $29.753,80
Euro: $896,94

Diálogo Sur | Noticias & Opinión

Semana laboral de 4 días: Los primeros resultados del plan piloto que impulsó Islandia y que miran otros países

Noticias

Semana laboral de 4 días: Los primeros resultados del plan piloto que impulsó Islandia y que miran otros países

Semana laboral de 4 días: Los primeros resultados del plan piloto que impulsó Islandia y que miran otros países

Santiago. 6 julio 2021. Antes de que la pandemia del covid-19 llegara a modificar los modelos de trabajo habituales, fue el año 2015 que Islandia puso marcha un experimento para reducir la semana laboral a cuatro días, sin que ello afectara las remuneraciones vigentes.

Quizás por su pequeña población, de poco más de 350 mil personas, y el alcance de su sistema productivo –es la economía más pequeña de los países de la Organización para el Comercio y Desarrollo Económicos (OCDE)– la isla nórdica no sea el mejor candidato para reflejar a nivel global cuál sería el impacto de una medida de esas características.

No obstante, los investigadores del estudio han calificado el plan piloto como un “éxito”.

Es más, el debate en torno a aminorar las horas de trabajo ha sumado a adeptos en todo el mundo durante los últimos meses, siendo incluso una de las propuestas contenidas en el programa del candidato presidencial del PC, Daniel Jadue, ad portas de las primarias presidenciales de nuestro país.

Mientras que en España una iniciativa similar fue impulsada por el partido de izquierda Más País, a lo que se suma el plan que la empresa Telefónica comenzará a implementar en la nación europea a partir del 1 de octubre para bajar la jornada de sus empleados a cuatro días, a cambio de un descuento proporcional en los salarios.

Por otro lado, la compañía Unilever en Nueva Zelanda ha fomentado un experimento para entregar la oportunidad a sus trabajadores de reducir sus horas un 20%, sin rebajar su salario.

El plan piloto de Islandia En concreto, Islandia instauró la modificación en sus patrones de trabajo el año 2015, con el 1% de su población activa, es decir, 2.800 funcionarios del sector público.

El plan piloto consistía en reducir la jornada laboral a 35-36 horas semanales, pero manteniendo los salarios y entregando la opción a los empleados que participaron de trabajar un día menos, si su labor lo permitía, o bien, distribuir las horas totales en las cinco jornadas habituales.

El estudio se realizó en el Ayuntamiento de la capital, Reikiavik, y también en puestos del gobierno nacional, tras las presión de los sindicatos y grupos de la sociedad civil.

Entre los rubros considerados hubo una mezcla de empleados de entre nueve a cinco años, aquellos con turnos no fijos, incluyendo oficinas, hospitales y servicios sociales.

El análisis en conjunto, liderado por expertos del laboratorio inglés Autonomy y de la Asociación para la Sostenibilidad y la Democracia (Alda) de Islandia, reveló que el bienestar de quienes integraron el ensayo mejoró notablemente en varios indicadores.

En primer lugar, el estrés y el agotamiento percibidos, así como la salud y el equilibrio entre el trabajo y la vida personal, mejoraron significativamente en prácticamente todos los grupos.

Esta situación repercutió directamente en la productividad y la prestación de servicios, que, en general, se mantuvieron o mejoraron en la mayoría de los centros contemplados en el estudio.

A su vez, la investigación, que se extendió hasta el 2019, produjo cambios permanentes en la cultura laboral de las personas y firmas que formaron parte del plan piloto.

De hecho, diversos sindicatos islandeses ya han comenzado a negociar los cambios de jornada como resultado.

En esa línea, y conforme a las estimaciones de los investigadores, gracias a los nuevos acuerdos alcanzados entre el 2019 y este año, el 86% de la población activa de Islandia cuenta ahora con un horario reducido o flexibilidad en sus contratos para bajar las jornada laboral.

“El viaje hacia la semana laboral más corta en Islandia nos dice que no solo es posible trabajar menos en los tiempos modernos, sino que el cambio progresivo también es posible”, dijo Gudmundur D. Haraldsson, investigador de Alda, en declaraciones al medio inglés The Independent.

Por su parte, Will Stronge, director de investigación de Autonomy, aseguró que “este estudio demuestra que la mayor prueba de reducción de la jornada laboral en el sector público ha sido, en todos los sentidos, un éxito abrumador.

Demuestra que el sector público está preparado para ser pionero en la reducción de la semana laboral, y que se pueden extraer lecciones para otros gobiernos”.

Fuente: Emol.com –

 

Continue Reading
Advertisement

 

 

Facebook

Lo + Visto

To Top