Connect with us
Lunes 27 de Junio de 2022
Dolar: $898,80
Valor UF: $33.047,39
Euro: $945,21

Diálogo Sur | Noticias & Opinión

Pepito el Breve: Un tipo buena onda

Pepito el Breve: Un tipo buena onda

Punta Arenas. 22 marzo 2017.  Tal pareciera que volvieron los años sesenta, pura buena onda loco, de nuevo todos somos jipis, con Sebastián deberá, entonces, despenalizarse la marihuana porque Piñera es un tipo “buena onda”, tanto que optó por ese eslogan para lanzar su nueva arremetida al sillón presidencial de La Moneda 
 
El positivo concepto se lo debe haber soplado Jaime Duran Barba, asesor comunicacional del Presidente Mauricio Macri, cuando hace unos días el ex presidente chileno  lo visitó  en la Casa Rosada, porque para Duran Barba el éxito de Macri fue posible  por una campaña positiva donde un desacartonado candidato se permitía cantar, bailar y aparecer  rebosante de alegría, en oposición a la agresiva y oscura campaña del kirchnerismo.
 
Pasa que la gente, según Duran Barba, está cansada de la negatividad y solo quiere ser feliz.  
 
Piñera, que si algo lo caracteriza como político es ser muy astuto, debe haber pensado que a pesar de las catástrofes naturales y del gobierno de la Nueva Mayoría como los chilenos somos resilientes  es posible una campaña como la de Macri, más aún si nuestro país está considerado el más feliz de Sudamérica.
 
Además como su fortuna está en entredicho y por ser exitoso lo comparaban con Trump, debía entonces marcar diferencias con el presidente estadounidense que durante toda su campaña fue confrontacional, hosco, agresivo, grosero  y hasta furioso. 
 
El Piñera de hoy quiere caer bien en todos lados, la felicidad le brota por los poros y, a diferencia de sus detractores, que no serán más que una manga de amargados, se muestra enérgico, pero inmaculado, en una de esas deviene en santo porque cita a Gandhi y al Padre Hurtado, y como San Sebastián, quiere ir de mártir poniendo el pecho a la lluvia de flechas envenenadas de odio y resentimiento que le lanzan sus adversarios. 
 
Capaz que hasta se nos ponga generoso, nunca tanto como Farkas que anda por ahí repartiendo plata porque es muy feo aprovecharse de las miserias ajenas.
 
Es mejor ser empático, una sonrisa basta, un cariñoso abrazo, un férreo apretón de manos, levantar a un niño en brazos o conversar tiernamente con los viejos. Así espera cosechar buenos réditos electorales, porque es de muy mala leche criticar a quien se alza como la bondad misma con patas.  
 
Pero ocurre que si bien los chilenos somos los más felices del barrio, también somos los más desconfiados y, al menos en mi caso, no me agradan mucho esos tipos que andan siempre como en la más buena onda, no es que me den envidia, sino más bien mala espina será  porque, por idiosincrasia, encuentro más sinceros a los huevones agrios.
 
Fuente: Pepito El Breve
 
Continue Reading
Advertisement

 

 

Facebook

Lo + Visto

To Top