Connect with us
Martes 28 de Junio de 2022
Dolar: $911,49
Valor UF: $33.060,53
Euro: $961,69

Diálogo Sur | Noticias & Opinión

Los 46 “capos” que se distribuían el poder en la cárcel “más lujosa” de Chile

Los 46 “capos” que se distribuían el poder en la cárcel “más lujosa” de Chile

Santiago. 29 abril 2019. Solo los unía la droga, nada más. Los 112 internos que convivían en el Modulo Beta de la cárcel de Colina II pertenecían a distintas bandas, muchas rivales y competidoras en el mercado del hampa nacional. En vez de un “capo” que sobresaliera por sobre el resto de los internos, el privilegiado módulo contaba con 46 narcotraficantes “pesados” que se distribuían el poder.
 
Tenían en común la búsqueda de impunidad y tranquilidad para continuar delinquiendo, ésta vez al interior del penal. Los cerrojos que sorpresivamente lograron instalar por dentro ayudaban al objetivo. Los gendarmes no podían entrar al lugar sin la autorización de los reos. Un escenario inédito en otro penal del país.
 
Los reos tenían cerrojos al interior del módulo.
 
Tras el operativo de registro y desalojo que realizó Gendarmería el viernes pasados, en el marco del Plan Anticorrupción que ejecuta la entidad, todos los internos fueron trasladados a otros recintos. El hallazgo del cerrojo fue una de las situaciones que más alarmó a las autoridades, y que el sumario iniciado en Gendarmería pretende castigar. De acuerdo a algunos funcionarios, “esto refleja el nivel de poder que lograron al interior del penal”.
 
“Con pocos recursos, la institución fue cediendo a una lógica de sobrevivencia, donde se fueron dando estas concesiones de forma gradual, pero hay un punto en que esto no puede ser”, dijo el director nacional de Gendarmería, Christian Alveal.
 
Otro de los aspectos que intentará resolver la investigación administrativa tiene relación con el origen del equipamiento que lograron ingresar al módulo y que valió que el recinto se hiciera conocido como una “cárcel de lujo”.
 
En busca de dar respuesta a ello, el organismo inició el análisis de los permisos de ingreso de los televisores, equipos de audio, máquinas de ejercicio, y en general, los múltiples electrodomésticos con que contaban los privilegiados narcos.
 
Esta situación apunta principalmente a las jefaturas, dado que un uniformado común no tiene capacidad de permitir la entrada de artículos.
 
Según fuentes al interior del recinto penitenciario, los privilegios surgieron como una moneda de negociación ante los motines e intentos de insurrección, que constantemente se respiran al interior del penal más peligroso de Chile.
Continue Reading
To Top