Connect with us
Martes 20 de Octubre de 2020
Dolar: $786,42
Valor UF: $28.777,48
Euro: $929,20

Lamentablemente la violencia machista tiene una justificación cultural en nuestro país

Lamentablemente la violencia machista tiene una justificación cultural en nuestro país

Punta Arenas. 8 abril 2016.  Lamentablemente la violencia machista tiene una justificación cultural ennuestro país” declaraciones de la Directora Regional, Teresa Lizondo Loncomilla, ante Fallo judicial que consideró infidelidad como atenuante en caso de femicidio frustrado en Ovalle.*
 
El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Ovalle condenó a 5 años de libertad vigilada intensiva a Marco Antonio Olmos Barraza, de 38 años, por el delito de femicidio frustrado en contra de Karol Alexandra Pizarro Chacana, de 33 años.
 
Los magistrados Cristian Alfonso y Claudio Weishaupt, con el voto disidente de Victoria Gallardo, consideraron en favor del sentenciado la atenuante de
responsabilidad penal establecida en el artículo 11, N° 5 del Código Penal, esto es, “la de haber obrado por estímulos tan poderosos que naturalmente
le hayan causado arrebato u obcecación, toda vez que (…) en el momento previo a la agresión se había develado la infidelidad de su cónyuge, con quien estaba casado hacía 15 años y mantenía dos hijos en común”.
 
Haciendo eco a las declaraciones realizadas por la Ministra Claudia Pascual, la Directora Regional del Sernam, Teresa Lizondo Loncomilla fue enfática en señalar que* “Lamentablemente la violencia machista tiene una justificación cultural en nuestro país, por eso es que como Servicio Nacional de la Mujer históricamente hemos planteado que ni los celos, ni el consumo de alcohol o drogas, ni un día malo en la pega, ni mucho menos una infidelidad pueden justificar un ataque femicida”.*
 
Nos parece tremendamente preocupante que se pueda estar justificando un ataque que no tuvo otra intención que la de matar a esta mujer, quien sobrevivió sólo porque Carabineros llegó a tiempo y pudo detener la agresión”, destacó Lizondo. *
 
Finalmente Lizondo señaló que es necesario ampliar el concepto de violencia contra las mujeres en nuestra legislación, incorporando otras agresiones
que van más allá del espacio familiar y doméstico, además de fortalecer la prevención, mejorar la investigación de los delitos y la sanción de quienes los cometen.  
 
"No puede ser, que una mujer tenga que demostrar que la violencia que sufre es reiterada, porque además, un femicidio puede producirse en un único ataque, sin que haya agresiones previas", *puntualizó.
 
Es fundamental que todas las instituciones del Estado se comprometan con el término de la violencia contra las mujeres, porque es la única forma en que podemos avanzar hacia un cambio cultural donde mujeres y hombres tengan los mismos derechos y responsabilidades. *
 
Es importante y urgente  informarse sobre las distintas formas de violencia contra las mujeres, que no distingue edades, condición social, origen cultural ni formación.
 
Para eso existe el fono *SERNAM 800 104 008, gratuito y que funciona las 24 horas del día, los 365 días del año.* En dicho teléfono se entrega orientación y apoyo a las mujeres que enfrentan situaciones de vulnerabilidad y violencia, así como a personas que son testigos de violencia.
 
Queremos ser reiterativas en cuanto a que existe una red de apoyo, contamos con Centros de la Mujer a lo largo del país, el llamado es a toda la ciudadanía;  mujeres, hombres, vecinos, vecinas,  instituciones, que *en casos de violencia soliciten atención a los Centros de la Mujer;  en Punta Arenas al teléfono  61.2244016 y en el caso de Natales, 61.2410303 y al Centro de Hombres 61.2226969.
 
“Es importante que estemos atentos a cualquier señal que pueda darnos luces de que una mujer está viviendo violencia y que seamos capaces de actuar como una verdadera red de apoyo, escuchando y acompañando a las mujeres”.
 
ANTECEDENTES:
 
El femicidio frustrado ocurrió en julio de 2015 en la ciudad de Ovalle, cuando Olmos Barraza apuñaló a su cónyuge en diversas partes del cuerpo y especialmente a la altura del cuello con una tijera de podar. El ataque se detuvo únicamente porque Carabineros tuvo que disparar al agresor, quien no
dejaba de agredir a la mujer ni siquiera al ver llegar a los efectivos policiales.
 
Producto del ataque, Karol Pizarro Chacana resultó con heridas corto punzantes múltiples en el rostro, cuello, hombro, tórax y mama derecha, estas dos últimas clínicamente graves. También tuvo una fractura de cráneo de carácter grave.
 
De no mediar atención médica oportuna y eficaz, estas lesiones pudieron ocasionarle la muerte.
Continue Reading
Advertisement

 

 

Facebook

Lo + Visto

To Top