Connect with us
Martes 24 de Mayo de 2022
Dolar: $833,58
Valor UF: $32.562,50
Euro: $878,19

Diálogo Sur | Noticias & Opinión

Investigadores chilenos avanzan en el desarrollo de una vacuna contra la bacteria Streptococo

Investigadores chilenos avanzan en el desarrollo de una vacuna contra la bacteria Streptococo

Santiago. 4 febrero 2019. Se llama Streptococcus agalactiae y es una bacteria que cuando está presente en una mujer embarazada puede acabar con la vida del feto o adelantar su llegada. También es capaz de producir septicemia y meningitis en el recién nacido cuando el recién nacido se contagia en el parto o durante sus primeros meses de vida.
 
Para combatirla, un grupo de investigadores chilenos trabaja en una prometedora vacuna oral. Los avances fueron publicados recientemente en la revista Molecular Inmunology.
 
La Sección de Biotecnología del Departamento de Salud Ambiental del Instituto de Salud Pública de Chile (ISP), en colaboración con el Instituto Milenio en Inmunología e Inmunoterapia (Imii) está desarrollando una vacuna oral que beneficiará a la mujer embarazada y a su hijo. Según explica Abel Vásquez, jefe de la Sección de Biotecnología del ISP, “el Streptococcus agalactiae es un problema de salud a nivel mundial.
 
Por ahora, son los primeros en realizar un reporte a nivel mundial en el que demuestran que es posible estimular la respuesta inmune vía oral y disminuir la colonización de la bacteria en el tracto vaginal de las mujeres que es el canal en el que se infectan los bebés. Todas estas pruebas se han realizado a nivel preclínico.
 
Vásquez explica que cuando se detecta en la mujer embarazada, antes del parto, el tratamiento profiláctico con antibióticos ha mostrado ser efectivo, sin embargo, no los es para prevenir la muerte fetal y el parto prematuro. “Además, el uso de antibióticos ha demostrado que induce resistencia antimicrobiana y efectos adversos se han reportado en recién nacidos”, dice.
 
Por si fuera poco, aunque es un problema mundial, no todos los países tienen detección para esta bacteria. La recomendación del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) señala que la detección se debe realizar entre las semanas 35 a 37, pero como se trata de una bacteria intermitente, puede ocurrir que al momento del examen no esté y sí aparezca en la semana 40 cuando sea el parto. “Una vacuna que sea aplicada a toda mujer en edad fértil o durante el último trimestre de gestación sería una valiosa herramienta para este problema de salud pública, dado que de ser efectiva, aseguraría que el neonato no se infecte al momento de nacer”, dice Vásquez.
 
En Chile, a través del Programa Nacional de Salud de la Mujer, se recomienda la realización de cultivo perianal para búsqueda de Estreptococo grupo B a las 35- 37 semanas de embarazo como una forma de prevenir la infección en el recién nacido.
 
“A la fecha existen vacunas inyectables que se están ensayando en Fases Clínicas en humanos, una de ellas induce protección para 6 variedades (serotipos) de un total de 10. Esta bacteria se ha descrito que tiene una alta capacidad de cambiar de serotipos, por lo que existe una distribución dinámica de estos serotipos en el mundo. Además, las vacunas que se han desarrollado en base a esta tecnología son de alto valor comercial, ejemplo la vacuna contra S. pneumonie, la Prevenar 13”, dice Vásquez. Otra vacuna en desarrollo que está en las primeras etapas de estudios clínicos en humanos, es inyectable y en base a proteínas obtenidas por Ingeniería Genética.
 
La propuesta de vacuna oral de los investigadores del ISP y de Imii, utiliza una proteína que está presente en los 10 serotipos de esta bacteria. “Proponemos desarrollar un probiótico que secrete esta proteína, en condiciones óptimas para no desarrollar tolerancia inmunológica. Además, la ruta de administración oral es de fácil administración y estimula la inmunidad a nivel de mucosa, lugar en donde se encuentra la bacteria y se produce el contagio”, indica.
 
Hoy la investigación se encuentra en etapas preliminares a nivel preclínico. Trabajan en lograr un probiótico que exprese y secrete esta proteína de S. agalactiae, probiótico que será evaluado a nivel preclínico.
 
Fuente: La Tercera. 
Continue Reading
To Top