Connect with us
Martes 22 de Septiembre de 2020
Dolar: $772,40
Valor UF: $28.700,20
Euro: $906,98

Investigadoras del Copas Sur-Austral participarán en crucero oceanográfico en el extremo sur de Chile

Investigadoras del Copas Sur-Austral participarán en crucero oceanográfico en el extremo sur de Chile

Punta Arenas. 16 febrero 2016.  Después de 4 años de acuciosa preparación, este martes zarpará desde Punta Arenas el rompehielos y buque de investigación alemán Polarstern, con cerca de 50 científicos y técnicos que realizarán investigaciones oceanográficas en una extensa zona marítima del extremo sur del continente.
 
Este crucero oceanográfico (PS97) se extenderá hasta el 8 de abril del presente año, es decir, se navegará durante 52 días. El jefe científico de este crucero es Frank Lamy del Instituto Oceanográfico Alfred Wegener de Bremerhaven, Alemania.
 
Cinco científicos de América Latina aportarán con importantes investigaciones: Jose Luis Iriarte, Lorena Rebolledo y Carina Lange (COPAS Sur-Austral de la UdeC y FONDAP-IDEAL de la UACH), Wolfgang Schneider (IMO de la UdeC) y Harold Fenco (INIDEP, Argentina).
 
Las líneas rojas de la figura adjunta (abajo), señalan la ruta que seguirá el Polarstern en una zona de difícil navegación por los frecuentes períodos de mal tiempo. La primera parte del crucero contempla una ruta de navegación o tracks que bordean el margen continental sudamericano para luego realizar otra serie de tracks en el Paso Drake y en el borde norte de la Península Antártica.
 
El Paso Drake conforma una limitación geográfica muy importante para el flujo de la Corriente Circumpolar Antártica y desempeña un papel esencial en los patrones modernos de circulación oceánica y del clima global. A pesar de su importancia para el clima moderno y probablemente también para el clima futuro, se sabe poco de esta región acerca de los cambios climáticos y oceanográficos anteriores, ocurridos en escalas de tiempo geológico, es decir, miles a millones de años atrás
 
El principal objetivo científico de este crucero es comprender mejor la paleo-oceanografía del Paso Drake durante las variaciones climáticas globales en la era del Cuaternario, que es la última de las eras en que se divide la historia geológica de la Tierra y que se extiende desde hace unos 2 millones de años hasta la actualidad. Cabe destacar que, el Cuaternario es la era en que aparecen los homínidos y se caracteriza por los grandes cambios climáticos.
 
Las doctoras Carina Lange y Lorena Rebolledo, investigadoras del COPAS Sur-Austral, especialistas en paleo-oceanografía, aclaran que esta disciplina se ocupa de “leer e interpretar” la historia de los sedimentos marinos.
 
“Durante esta expedición oceanográfica, extraeremos muestras del sedimento marino utilizando unos enormes corers o sacatestigos que se pueden enterrar varios metros bajo la superficie del fondo marino.
 
Los sedimentos así obtenidos y utilizando diversas técnicas de análisis, nos permiten saber la edad de cada “capa” de sedimento y qué condiciones oceanográficas y climáticas hubo en el pasado.
 
Por ejemplo, si hubo más o menos lluvia, más o menos temperatura, más o menos organismos de un determinado tipo. Todo eso queda registrado o “archivado” en los sedimentos. Nuestro desafío es leer e interpretar esos archivos para comprender los cambios ambientales pasados”.
 
En este crucero, además se realizarán estudios geofísicos y oceanográficos como la medición de la velocidad de las corrientes marinas y las características del agua, plancton y sedimento superficial.
 
Esta información permitirá mejorar nuestra comprensión de cómo funcionan algunos procesos en áreas escasamente estudiadas como son el Cabo de Hornos y la zona más occidental del Paso Drake.
 
Por ejemplo, entender cómo funcionan los ciclos y la limitación de metales traza como el hierro que se considera un factor clave en el control de la productividad del fitoplancton y la estructura de la comunidad en el Océano Austral. Y, lo más importante, cómo el cambio global impactará este importante ecosistema.
 
Ya está demostrado que a medida que aumenta el dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera, también sube su concentración en el agua generando valores de pH más bajos (‘acidificación del océano’) en comparación con la era pre-industrial.
 
Este proceso puede afectar la estructura comunitaria del plancton, así como la química del hierro. Este proyecto evaluará la sensibilidad de fitoplancton de diferentes regiones de rastreo de entrada de metal y los escenarios de cambio climático con el fin de predecir su respuesta a los cambios futuros.
 
Fuente: @prensaantartica
Continue Reading
Advertisement

 

 

Facebook

Lo + Visto

To Top