Connect with us
Martes 1 de Diciembre de 2020
Dolar: $767,40
Valor UF: $29.030,17
Euro: $918,15

El kirchnerismo se fragmenta “apenas dos meses después de dejar el poder”

El kirchnerismo se fragmenta “apenas dos meses después de dejar el poder”

Argentina. 11 febrero 2016. La pérdida del poder parece estar resquebrajando al kirchnerismo. Dos meses después de que Cristina Fernández le entregara la Presidencia argentina a Mauricio Macri, el bloque político que durante 12 años respaldó los tres mandatos de los Kirchner comienza a desintegrarse ante la ausencia del poder como elemento aglutinador y cuando la ex mandataria permanece en la provincia austral de Santa Cruz.
 
La primera señal de este quiebre se produjo la semana pasada cuando 12 diputados de la bancada del Frente para la Victoria (FPV), que responde al liderazgo de Cristina K, decidieron separarse y formar una nuevo grupo con otros parlamentarios del peronismo disidente. Con la salida de esos diputados, liderados por Diego Bossio, quien hasta diciembre fue director ejecutivo de la Anses (ente que gestiona las prestaciones de seguridad social), el kirchnerismo no perdió su condición de primer grupo parlamentario, pero sí su capacidad para bloquear decisiones del gobierno.
 
La jugada de estos disidentes se produjo en momentos en que distintas facciones del peronismo comienzan a calentar motores para las elecciones internas que se realizarán el 8 de mayo. De esos comicios surgiría el nombre de quien encabezará al Partido Justicialista (PJ, peronista) durante la gestión de Macri y en esta fase como fuerza opositora.
 
Y en ese contexto fue que el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, en otro tiempo fiel al gobierno K, se animó a cuestionar abiertamente el liderazgo de Cristina Fernández de Kirchner. Urtubey dijo el martes que “definitivamente” el kirchnerismo era parte del pasado. Y en referencia a la ex mandataria sostuvo que “acompaño a los que dicen que el peronismo debe rearmarse desde una lógica de conducción colectiva porque hoy está claro que no hay conducción”.
 
Las palabras del gobernador de Salta muestran el movimiento de los mandatarios provinciales peronistas que están apostando a llevar una oposición de mayor colaboración con Macri y no de bloqueo, como han promovido los elementos más duros del kirchnerismo. “Ningún dirigente peronista con responsabilidades territoriales puede actuar alegremente como un partido antisistema empeñado en bloquear todo lo que se proponga desde el Poder Ejecutivo”, aseguró el columnista del diario argentino La Nación, Fernando Laborda.
 
El propio senador del Frente para la Victoria, Juan Abal Medina, reconocía esta semana que el kirchnerismo pasa por un “momento complejo” como consecuencia de “haber perdido una elección nacional” por lo que se mostró a favor de moderar posturas, de generar, “hacia el interior, un conjunto de autocríticas necesarias, discusiones y nuevos perfilamientos”.
 
“La crisis y reacomodamiento surgen como casi obvias en el kirchnerismo. De hecho los últimos años de gobierno fueron surgiendo diferencias en la modalidad de conducción entre el sector más duro y el resto del Partido Justicialista que  se contuvo  justamente por estar ejerciendo el poder”, dijo a La Tercera la analista política argentina Analía del Franco.
 
De esta forma, para algunos analistas el hecho de que el kirchnerismo se siga fragmentado es cuestión de tiempo. Con la salida de las voces moderadas “parece probable que el kirchnerismo se vaya diluyendo y quede confinado a un oposicionismo duro que el grueso de la sociedad, por ahora, no acompaña”, explicó a este diario el politólogo Manuel Mora y Araujo.
 
Eso mientras la líder natural del kirchnerismo permanece alejada de la primera de la línea política nacional. Cristina Fernández como mucho ha lanzado algunos dardos contra el gobierno de Macri a través de algunos videos caseros o de su cuenta de Twitter donde critica el alza de las cuentas de la luz, las negociaciones con los fondos buitres, los despidos de funcionarios estatales, entre otros temas. También ha subido a esa red social algunas fotos donde aparece abrazada de partidarios en sus salidas por la localidad turística de El Calafate, en la provincia de Santa Cruz.
 
Sin embargo, podría estar preparando su regreso a Buenos Aires. Según el diario Clarín el movimiento de la custodia de la ex Presidenta en las cercanías del departamento que tiene en el barrio de Recoleta comienza a intensificarse, por lo que su desembarco se espera para los próximos días.
 
Fuente: La Tercera.
Continue Reading
Advertisement

 

 

Facebook

Lo + Visto

To Top