Connect with us
Domingo 16 de Enero de 2022
Dolar: $821,87
Valor UF: $31.092,54
Euro: $942,08

Diálogo Sur | Noticias & Opinión

DAMNIFICADO POR LAS INUNDACIONES: “NO CREO QUE LA DIRECTORA TENGA MUCHA RESPONSABILIDAD, CREO QUE ES MÁS DE LA PARTE DE LA OFICINA DONDE ESTÁ EL SEÑOR RENDOLL”

DAMNIFICADO POR LAS INUNDACIONES: “NO CREO QUE LA DIRECTORA TENGA MUCHA RESPONSABILIDAD, CREO QUE ES MÁS DE LA PARTE DE LA OFICINA DONDE ESTÁ EL SEÑOR RENDOLL”

Punta Arenas. 17 marzo 2012. Desde el lunes en la madrugada Punta Arenas es un verdadero campo de batalla, las calles en primera instancia estaban cubiertas de agua y hoy de lodo. El gobierno comenzó a tomar medidas preventivas por una futura alerta sanitaria por las infecciones que se puedan generar luego del desborde del río, pero todo esto, según los vecinos se pudo haber evitado si hubiesen avisado a tiempo la crecida del río. Hugo Pavez es jubilado y vive hace 32 años en Julia Garay Guerra, una de las calles que aún esta inundada. Al momento de ser consultado si las cosas habrían cambiado si la alerta hubiese sido a tiempo confesó, “no creo que la directora (de la ONEMI) tenga mucha responsabilidad, creo que es más, de la parte de la oficina donde está el señor Rendoll, creo que por ahí viene la cosa”.

Al intentar caminar por las calles afectadas, el peatón se enfrenta a un panorama desolador, mucho barro, mucha agua, y polvillo que levanta el viento – el cual para este fin de semana tiene un pronóstico de 80 km/hr-. Con pala en mano jóvenes y adultos tratan de despejar calles y entradas de casas para poder normalizar la situación, el promedio de edad debe ser los 18 años, ya que todos los jóvenes que no están asistiendo a clases han decidido trabajar para desenterrar la ciudad.

“El asunto va lento porque es así el trabajo este, porque como el barro se va secando se pone más duro para palear”, explicó Pavez, al interrumpir su arduo trabajo, quien decidió tomarse unos minutos para contar su experiencia, la que a pesar de todo no ha sido tan desafortunada, además de la increíble entereza con la que el asume la situación, narra admirado que ayer un “particular” llamado Marcos estuvo con él toda la tarde trabajando en la remoción de escombros, “no se quien era” confesó encogiéndose de hombros.

En la casa vecina a la de don Hugo hay un grupo de jóvenes sacando arena y barro del interior de la casa, y desenterrando unos autos, ya que el dueño de casa se dedicaba a arreglar autos. Esta es la casa de los padrinos de Víctor Barbería de 22 años, quien reunió a todos sus amigos y conocidos para que lo fueran a ayudar a limpiar. “Va a haber que cambiar todo el piso, y después el tema de las cosas de la casa, electrodomésticos, cama, colchones, ropa. Mis tíos se quedaron prácticamente con lo puesto, con lo que alcanzaron a sacar ese día antes de salir y sería” manifestó Víctor. “El gobierno tiene la culpa, si hubiesen dicho que evacuaran, que trataran de rescatar lo que se pudieran las pérdidas no serían tantas como ahora”.

El gobierno en reiteradas oportunidades se comprometió a ayudar a la gente, enviar maquinarias, militares y todo lo que se pudiese para combatir pronto la emergencia, pero la realidad de la calle Julia Garay Guerra, Caupolicán y las calles aledañas es que no hay maquinaria ni militares trabajando, sólo jóvenes de grupos scout y distintas organizaciones que han decidido acelerar el proceso de despeje y cooperar con la ciudad que los vio crecer, tal como explicó Gabriela de 16 años, quien al ver que en la municipalidad buscaban voluntarios fue inmediatamente y todos los días visita una casa distinta intentado revertir la situación, “acá estamos apara ayudar” concluyó la joven.

Continue Reading
Advertisement

 

 

Facebook

Lo + Visto

To Top