Connect with us
Sábado 4 de Diciembre de 2021
Dolar: $837,72
Valor UF: $30.802,56
Euro: $946,47

Diálogo Sur | Noticias & Opinión

CONDENAN A RIPLEY POR COBRAR DEUDA INEXISTENTE

CONDENAN A RIPLEY POR COBRAR DEUDA INEXISTENTE

Punta Arenas. 13 enero 2012. Al pago de una indemnización de $350 mil a un consumidor y a una multa de 20 U.T.M (casi $800 mil), fue condenada la multitienda Ripley de Punta Arenas por cobrar una deuda inexistente, lo que le valió al afectado incluso ser pasado a DICOM.

Todo comenzó cuando Rubén Álvarez compró en la tienda una cama box de dos plazas, pagando $319 mil. Sin embargo, tras percatarse que no le habían incluido los dos veladores, un juego de sábanas y un cobertor, se dirigió a la tienda para anular la compra a través de una nota de crédito.

Sin embargo, al llegarle su estado de cuenta, se percató que le estaban cobrando dos veces el mismo producto. A raíz de esta situación, el consumidor acudió a la tienda, donde le explican que debido a problemas internos no se había podido anular la boleta, por lo que le solicitaron su cédula de identidad para solucionar el impasse  inmediatamente. Tras esto, el consumidor decidió adquirir nuevamente el box que había anulado,  pagando su valor mediante un cheque.

Debido a la demora en la entrega del producto adquirido, el consumidor nuevamente llamó a la tienda, momento en que le indicaron que tenía pendiente un pago por un monto de $319.000. Claramente se trataba de un error, pues el afectado ya había pagado mediante un cheque la cama que había adquirido. Tras los reclamos, nuevamente Ripley se compromete a regularizar la situación a la brevedad.

Al cabo de unos días y al tratar de pagar con su tarjeta unos regalos en la misma tienda, nuevamente le apareció la deuda pendiente. Pidió hablar con el jefe de la tienda, el que se comprometió a solucionar el problema. Pero el caso no acabo ahí, pues a los días, al intentar comprar un producto a través de un cheque en una tienda de la Zona Austral, se le informó que no lo podía realizar debido a aparecía en DICOM.

Al indagar se da cuenta que el motivo era una supuesta deuda en Ripley por un monto de $138.290.  Ya aburrido, el consumidor decidió interponer un reclamo en el SERNAC. Tras las gestiones del organismo, la empresa responde que se había tratado de un error involuntario, pero que ya lo había solucionado, eliminándolo de DICOM.

Sin embargo, insatisfechos ante la respuesta, tanto el consumidor como el SERNAC decidieron denunciar el hecho ante el Primer Juzgado de Policía Local de Punta Arenas, para que fuera la justicia quien determinada las sanciones debido a la gravedad del error.

En el juicio, Ripley señaló que sólo se había tratado de un error involuntario, pero que se solucionó al recibir la información por parte del SERNAC.

Sin embargo, el tribunal señaló que la empresa infringió la Ley del Consumidor al no contabilizar adecuadamente los movimientos en la cuenta del consumidor afectado. Agregó que al enviar los antecedentes a DICOM le provocó un grave perjuicio al consumidor al inhabilitarlo para realizar operaciones crediticias.

Finalmente, el tribunal condenó a Ripley al pago de la indemnización y multa anteriormente mencionada.  Este fallo fue posteriormente ratificado por la Corte de Apelaciones de Punta Arenas.

La Directora Regional del SERNAC, Pamela Ramírez, explicó que este fallo confirma que los consumidores tienen derecho a las cuentas claras y cobros justos. “Esto significa que, deben pagar por el servicio efectivamente prestado o los productos adquiridos”.

Si existe un error en los cobros, las empresas deben realizar las devoluciones y las reparaciones que correspondan a todos los consumidores afectados por la misma situación, señaló la autoridad regional.

Ramírez agregó que cuando un consumidor recibe cobros claramente superiores a lo que suele pagar, o cobros por servicios no contratados o productos que no compró, merece una explicación por parte de la empresa, enfatiza la autoridad regional.

La Directora enfatizó además que los consumidores tienen derecho a exigir las sanciones e indemnizaciones que correspondan cuando las empresas no respetan sus derechos.

 

Continue Reading
To Top