Connect with us
Domingo 5 de Diciembre de 2021
Dolar: $837,72
Valor UF: $30.815,83
Euro: $946,47

Diálogo Sur | Noticias & Opinión

CON INTRODUCCIÓN DE NUEVAS ESPECIES FORRAJERAS SE PUEDE INCREMENTAR HASTA 10 VECES LA PRODUCCIÓN DE FORRAJE NATIVO

CON INTRODUCCIÓN DE NUEVAS ESPECIES FORRAJERAS SE PUEDE INCREMENTAR HASTA 10 VECES LA PRODUCCIÓN DE FORRAJE NATIVO

Punta Arenas. 9 enero 2012. INIA-Kampenaike a través de un proyecto de investigación cofinanciado por INNOVA-CORFO denominado “Determinación y optimización de la dieta de ovinos para incrementar la productividad de la ganadería de Magallanes” estudió diferentes alternativas forrajeras para la zona de estepa cuyas principales características son las escasas precipitaciones y el viento. Una de las más importantes conclusiones a las que arribó el equipo de investigadores es que hoy existen especies que se adaptan a las duras condiciones de la estepa magallánica y que incrementan en 10 veces la producción de forraje nativo.

El proyecto que contempló la siembra de pastos de diverso origen y su seguimiento, es liderado por los investigadores de INIA Kampenaike, Raúl Lira y Oscar Strauch y tiene por objetivo el mejorar los índices productivos de la ganadería ovina de Magallanes, determinando y minimizando técnicamente las deficiencias nutricionales del rebaño. El emprendimiento comprende una inversión de $488 millones de los cuales el 57% es financiado por CORFO.

Strauch señaló que después de tres años de trabajo, el estudio concluye que se cuenta con forrajeras perennes como el pasto ruso y el agropiro crestado que permiten mejorar la oferta de forraje.

“Además estas especies crecen aproximadamente un mes antes de las otras lo que permite contar con forraje pastoreable desde el 15 de noviembre en adelante”, explicó el investigador.

De acuerdo al mismo estudio, el periodo de uso de estas forrajeras es entre el 15 de noviembre y el 15 de enero.

Según Strauch, “esto va a permitir mejorar la oferta y la calidad de la dieta de ovejas con corderos en una época de alto requerimiento nutricionales. El uso debería ser mediante cerco eléctrico con pastoreos rotativos. Se estima que una hectárea de estas forrajeras podría soportar una carga  animal de hasta 40 ovejas por un mes.”

Las forrajeras se adaptan a la zona de estepa, en suelos arcillosos, no respondiendo bien en sectores húmedos como vegas. Además la preparación del suelo debe ser completa.

Otro aspecto importante es que estas forrajeras pueden ser incluidas en el programa SIRSD del Ministerio de Agricultura, estando las semillas disponibles en el mercado local, lo que permite a los productores a acceder a subsidios. El costo total de siembra de una hectárea asciende a los $580 mil aproximadamente considerando la contratación de todos los servicios para el establecimiento de la pradera.

 

Continue Reading
To Top