Connect with us
Martes 29 de Septiembre de 2020
Dolar: $787,13
Valor UF: $28.705,94
Euro: $915,68

Ariqueña de 90 años se titula en la universidad y suma su tercera carrera profesional

Ariqueña de 90 años se titula en la universidad y suma su tercera carrera profesional

Santiago. 30 mayo 2017.  De cariño le dicen Malú. Es alegre, optimista, domina la tecnología -internet y redes sociales- y es independiente en la toma de decisiones. "Después las cuento". Así se define María Luisa Barrios Merino (90), madre de tres hijos y una hija -"a ella siempre la destaco para que se enoje", recalca-, con 10 nietos y un bisnieto.
 
Ayer, durante casi una hora y ante una multitud, defendió con éxito su tesis "Evaluación del porcentaje de fructificación de las flores de una plantación de maracuyá amarillo, polinizadas artificialmente en el km 1,2 del valle de Azapa, Arica".
 
Le fue bien en su exposición y en la docena de preguntas que le hicieron sus docentes, y aprobó con máxima calificación, consigna "El Mercurio".
 
Así se convirtió en la mujer más longeva del extremo norte en obtener tres títulos profesionales. Todo partió a fines de la década de 1940 y principios de la década de 1950, cuando estudió y se tituló de arquitecta en la U. de Chile, en Santiago.
 
Luego de ello, recuerda, vino el matrimonio con un militar y su traslado a Arica, un 17 de abril de 1952. Posteriormente, un desempeño durante tres décadas en la dirección de obras municipales, la que dirigió, y a fines de la década de 1980 se convirtió en la segunda mujer en ser alcaldesa de esa ciudad.
 
En 2012 obtuvo su segundo título profesional, esta vez como técnico de nivel superior agrícola, en Arica, y ayer completó el último requisito para titularse como ingeniera en ejecución agrícola en la Universidad de Tarapacá.
 
"Se puede estudiar a cualquier edad; es cuestión de ganas. Lo más difícil fue la entomología. El 'profe' me rajó, porque no supe el nombre de un bichito del que hay plagas en el valle (Azapa)", cuenta, mientras es abrazada y besada por familiares, compañeros de curso y profesores.
 
"Tengo un predio con árboles frutales. Con el tiempo se empezaron a secar, a morir. Me preguntaba por qué, si los regaba, y quise estudiar para saber qué les pasaba. Y al final supe lo que pasaba", agrega sobre su motivación para estudiar.
 
También revela parte del secreto de su éxito: "De repente me faltaba el Power Point, y llamaba por teléfono a mis nietos y venían a ayudarme. Estudiaba hasta tarde… Como de todo, tomo pisco sour y ahora cocktail de maracuyá". ¿Y el futuro? "No más estudios. Ahora me subiré a un crucero", concluye. 
 
Fuente: Emol.com
Continue Reading
Advertisement

 

 

Facebook

Lo + Visto

To Top