El SAE “Sistema de Admisión Escolar”es un sistema justo ya que otorga a todos la misma probabilidad de ingresar a un colegio

11 octubre 2018, 08:10 hrs
Punta Arenas. 11 octubre 2018.  El Investigador de CJE participará del seminario “Sistema de Admisión Escolar, una mirada regional a su implementación”, organizado por el Centro Justicia Educacional y la Universidad de Magallanes. 
Conocer cómo ha sido el proceso de implementación gradual del nuevo Sistema de Admisión Escolar (SAE) y entregar algunos resultados preliminares de las investigaciones que lleva a cabo la Línea de Inclusión institucional de Centro Justicia Educacional, será el eje del seminario que se realizará en el Auditorio Ernesto Livacic, de la Facultad de Ingeniería Universidad de Magallanes, el próximo 10 de octubre.
 
La actividad contará la presentación del Investigador Principal de la Línea, Alejandro Carrasco, quien expondrá algunos avances y desafíos para el escalamiento del SAE a nivel nacional, como parte del trabajo que realiza junto a Ngaire Honey y Juan de Dios Oyarzún, también investigadores CJE. 
 
Carrasco señala que la implementación del SAE representa una potente modernización del estado ya que, “es un sistema centralizado, con plataforma única, que optimiza las preferencias de las familias a través de un algoritmo de asignación diferida”. 
 
En ese sentido, el académico UC agrega que “el SAE introduce mayor equidad a la hora de elegir escuela ya que aumenta la información disponible y disminuye costos de búsqueda para las familias, quienes valoran de manera positiva el nuevo sistema”, apunta.
 
Sin embargo, el investigador de CJE también aclara que existen algunos riesgos potenciales de inequidad que están dados por la brecha digital y tecnológica. “Algunas familias reportaron tener problemas de acceso a la plataforma, marcados por la conexión, la incompatibilidad de dispositivos y obviamente, las habilidades digitales que afectan claramente a adultos mayores o personas con baja escolaridad y familias con menores recursos. Pese a ello, sigue existiendo una buena valoración del SAE”, subraya.  
 
Otro punto fundamental que destaca Carrasco es que el Ministerio de Educación tiene un trabajo importante en el marco de mejorar e informar aspectos claves del SAE. “Es vital que el Mineduc comunique los criterios de justicia que hay detrás del diseño técnico del sistema. Las familias que quedaron en su primera preferencia creen que es por suerte o por algún pituto y no comprenden que es un sistema diseñado para otorgarles a todos la misma probabilidad de ingresar, independiente de cualquier atributo”, recalca. 
 
En esa línea, el Investigador de CJE también comenta que es necesario aclarar que las familias pueden visitar los colegios, más allá de la información entregada por el sistema.  “A las familias les gusta la plataforma web pero les disgusta no poder ir a los colegios. Y es aquí donde hay un mal entendido ya que la ley permite que los colegios informen, realicen ferias y muestren sus instalaciones directamente a quienes quieren postular. Acá también vemos un umbral de mejora por parte del Mineduc”, agrega. 
 
El académico UC también comenta que “es clave profundizar la información respecto de cómo opera el sistema en términos de asignaciones y sus listas de espera.
 
En ese sentido, tenemos que un 2.4% de las familias rechaza la asignación a su primera opción. Estamos hablando de 1000 familias en las cinco regiones estudiadas, pero a la hora de escalar el sistema hay que preguntarse qué está pasando ahí. Otro ejemplo tiene que ver con las familias que no fueron asignadas a su primera preferencia, es decir, quedaron en la segunda o tercera, y que pudiendo postular a lista de espera, no lo hicieron. Estamos hablando de 5700 familias, que equivalen al 18,4%”, señala. 
 
Finalmente, Alejandro Carrasco, dice que “la elección no es un medio poderoso para mejorar la calidad de la educación, esta se mejora dotando de recursos a las escuelas, mejorando la formación inicial y continua de los profesores, etcétera.
 
Pero tenemos que avanzar en fortalecer las prácticas de elección de las familias, es decir, sacarle el máximo partido al SAE. Asimismo, se hace necesario enriquecer la lista de preferencias mejorando aún más la rica información que ofrece la plataforma ya que esta se usa para refrendar una decisión pero no para construir una.
 
Así entonces, el SAE es una política que introduce justicia, pero lo hace al interior de un sistema escolar estratificado y privatizado”, explica. 
 

Compartir